Londres no quiere dejar para nadie. Será la sede de los juegos olímpicos y además recientemente inauguró el Shard, una imponente estructura de vidrio de 310 metros de altura, que se convirtió en la torre más alta de Europa.

El edificio fue diseñado por el arquitecto italiano Renzo Pianoy está terminado sólo por fuera. Se espera que se permita la entrada de visitantes el primer trimestre de 2013. El rascacielos está situado cerca del puente de Londres, esta torre afilada de forma piramidal, que costó alrededor de 450 millones de libras (700 millones de dólares). Cuenta con 95 pisos, 72 de los cuales son ocupables. Y fue presentada como la “primera ciudad vertical” de Londres, que albergará a mediano plazo a 12.000 personas, con un hotel de cinco estrellas de 18 pisos, restaurantes, tiendas y unos 56.000 metros cuadrados de oficinas.

Foto tomada de londonbridgequarter.com

Una plataforma con una vista de 360 grados se abrirá en febrero próximo a los turistas, por 24,95 libras (39 dólares). A este plan ya se han anotado 17.500 personas en la página de Internet del rascacielos. Unos pocos disfrutarán de las mismas panorámicas en alguna de las 10 viviendas exclusivas, entre los pisos 53 y 65. Lo que más se le reprocha al Shard -que quiere decir ‘esquirla’ en inglés- es su tamaño descomunal. Algunos defensores del patrimonio, como la asociación English Heritage, lamentan que aplaste a la catedral de San Pablo, mientras que la Unesco estima que perjudica “la integridad visual” de la Torre de Londres, inscrita en su lista de Patrimonio Mundial

Con información de El Tiempo



Comente

Connect with Facebook

blank

Switch to our mobile site