Me parece que vi un lindo gatito… en la cabina del avión

Una vez me tocó viajar en un avión al lado de una señora que llevaba un pequeño perro enjaulado. La jaula la colocaba frente a sus pies como si fuera un bolso cualquiera.

A mí me gustan los animales pero no me parece apropiado (ni que al animalito le guste) eso de llevarlos en un avión junto con el resto de los pasajeros. Yo entiendo que el sitio de carga no tiene las condiciones para una mascota, pero aquel perrito que viajaba a mi lado gimió todo el viaje y no olía de manera agradable.

Algunos animalitos tienen mayor sentido de la dignidad y las habilidades para rebelarse ante los deseos de sus dueños y las líneas aéreas. Ese fue el caso de Ripples, un gato de 10 años de edad que era llevado por su dueña en un vuelo de Air Canada para viajar desde Halifax hasta Toronto.

El minino en cuestión salió de su jaula, cruzó toda el área de pasajeros y fue a parar a la cabina. Al ser perseguido, optó por el sitio menos accesible y lleno de cables posible.

Por suerte, para los pasajeros y la tripulación, el avión aún estaba en la pista y por lo que se suspendió el embarque y el vuelo hasta que los técnicos pudieran hallar a Ripples.

Algunos pasajeros tuvieron que desembarcar y todos esperaron durante cuatro horas hasta que se encontró  al lindo gatito y se aseguraron de que todo estaba en orden para que el vuelo fuera seguro.

Debbie Harris, dueña del felino, dijo que  los agentes de seguridad  del aeropuerto revisaron la jaula y no la cerraron bien; así que la huída se le hizo fácil.

A los pasajeros se les explicó que tenían problemas con el equipaje en lugar de decirles que se les perdió el gato…

 

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *