Círugia Plástica: Rinoplastia, todo sobre la círugía de nariz

Rinoplastia es el nombre que se le da a la Cirugia de NarizLa rinoplastia o cirugía para dar nueva forma a la nariz, es uno de los procedimientos más comunes de la cirugía plástica. La rinoplastia puede reducir o incrementar el tamaño de su nariz, cambiar la forma de la punta de la nariz o del puente, agudizar la abertura de los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También puede corregir un defecto de nacimiento o una lesión, o ayudar a mejorar problemas de la respiración. Si está considerando una operación este folleto le dará un entendimiento básico del procedimiento – en qué momento puede ayudar, cómo se realiza y qué resultados puede esperar. El folleto no puede contestar todas sus preguntas ya que hay muchas cosas que dependen del paciente y del cirujano individuales. Por favor pregunte a su cirujano cualquier cosa que no comprenda.

LOS MEJORES CANDIDATOS PARA LA RINOPLASTIA

La rinoplastia puede mejorar su apariencia y la confianza en usted mismo, no cambiará necesariamente su apariencia de manera que quede de una forma ideal, ni puede hacer que otra gente le trate diferente. Antes de decidir hacerse la cirugía piense cuidadosamente en sus expectativas y háblelas con su cirujano. Los mejores candidatos para la rinoplastia son las personas que desean mejorar mas no perfeccionar su apariencia. Si usted está físicamente saludable, es psicológicamente estable y realista en sus expectativas, entonces podrá ser un buen candidato.

La edad también podrá ser una consideración. Muchos cirujanos prefieren no operar en jóvenes entre los trece y los quince años sino hasta que hayan terminado su desarrollo ­ alrededor de los 14-15 años para las chicas y un poco después para los chicos. También es importante considerar el proceso de ajuste social y emocional de un joven y cerciorarse de que la operación sea algo que ellos desean, mas no sus padres.

TODO TIPO DE CIRUGÍA IMPLICA CIERTA INCERTIDUMBRE Y RIESGO

Cuando un especialista en cirugía plástica calificado realiza una rinoplastia con poca frecuencia se dan complicaciones y usualmente son menores. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de complicaciones, incluyendo una infección, hemorragia nasal o una reacción a la anestesia. Puede reducir sus riesgos siguiendo muy de cerca los consejos de su cirujano tanto antes como después de la cirugía. Después de la cirugía, podrán aparecer pequeños vasos sanguíneos que se hayan abierto y se verán en forma de pequeños puntos rojos sobre la superficie de la piel; generalmente éstos son menores pero podrán ser permanentes. Con respecto a la cicatrización, cuando se realiza una por la parte interior de la nariz no hay ningún tipo de cicatrización visible; cuando se usa la técnica “abierta,” o cuando el procedimiento requiere del estrechamiento de los orificios nasales, generalmente no son visibles las pequeñas cicatrices que se forman en la base de la nariz.

Aproximadamente en uno de cada diez casos podrá ser necesario un segundo procedimiento ­ por ejemplo para corregir una deformidad menor. Tales casos no son predecibles y ocurren incluso en pacientes de los mejores cirujanos. La cirugía correctiva generalmente es menor.

CÓMO PLANEAR SU CIRUGÍA

Es esencial tener buena comunicación entre usted y su doctor. Durante la consulta inicial, el cirujano le preguntará qué apariencia desea que su nariz tenga, evaluará la estructura tanto de su nariz como su cara y hablará con usted de las posibilidades. También le explicará los factores que pueden influir el procedimiento y los resultados. Estos factores incluyen la estructura de los cartílagos y huesos de su nariz, la forma de su cara, el grosor de su piel, su edad y sus expectativas.

Su cirujano también le explicará las técnicas y anestesia que utilizará, el tipo de instalación en donde se realizará la cirugía, los riesgos y costos involucrados y cualquier opción que le esté disponible. La mayoría de las pólizas de seguro no cubren procedimientos meramente cosméticos; sin embargo, si el procedimiento se realiza por propósitos reconstructivos, para corregir un problema de respiración o una deformidad marcada debida a una lesión, es probable que este procedimiento sí sea cubierto. Verifique con su compañía de seguros y obtenga una pre-autorización para su cirugía.

Asegúrese de avisar a su cirujano si previamente ha tenido cirugía nasal o una lesión a su nariz, incluso si fue hace muchos años. También deberá informar a su cirujano si tiene cualquier alergia o dificultad de la respiración; si está tomando medicamentos, vitaminas o drogas recreacionales; o si usted fuma.

No dude en hacer cualquier tipo de pregunta a su doctor especialmente si tiene que ver con sus expectativas y preocupaciones sobre los resultados.

PREPARACIÓN PARA LA CIRUGÍA

Su cirujano le dará instrucciones específicas de cómo prepararse para la cirugía incluyendo, ciertas sugerencias sobre qué debe comer y tomar, acerca de fumar, sobre qué vitaminas o medicamentos se deben tomar o evitar y el lavado de su cara. Si sigue cuidadosamente estas instrucciones ayudará a que su cirugía salga más eficientemente y sin obstáculos. Al hacer los preparativos cerciórese de hacer arreglos para que alguien lo lleve a casa después de la cirugía y para ayudarle por algunos días si es necesario.

DÓNDE SE REALIZA SU CIRUGÍA

La cirugía de se puede realizar en la clínica de un cirujano, en un centro quirúrgico para pacientes que no se internan o en un hospital. Generalmente esta cirugía se realiza sin la necesidad de internarse por propósitos de costos y conveniencia. Los procedimientos complejos podrán requerir que se interne con una breve estadía.

TIPOS DE ANESTESIA

La rinoplastia se puede realizar con anestesia local o general, dependiendo del grado del procedimiento y dependiendo de lo que usted y su cirujano prefieran.

Con la anestesia local usted queda ligeramente sedado, entumeciendo su nariz y área que le rodea; estará despierto durante la cirugía, sin embargo estará relajado e insensible al dolor. Con la anestesia general usted duerme a lo largo de la operación.

LA CIRUGÍA

Generalmente la rinoplastia toma de una a dos horas aunque los procedimientos complicados pueden durar más tiempo. Durante la cirugía, la piel de la nariz se separa de su estructura ósea y cartilagenosa en que se apoya, la cual es entonces esculpida en la forma deseada. La naturaleza de la nueva forma que se le da dependerá de su problema y de la técnica que su cirujano prefiera. Finalmente, se vuelve a colocar la piel sobre la nueva estructura.

La mayoría de los especialistas en cirugía plástica realizan una rinoplastia por dentro de la nariz, haciendo su incisión por dentro de la nariz. Otros prefieren un procedimiento abierto especialmente en casos más complicados; Estos hacen una pequeña incisión por la colum la, que es el tejido vertical que separa a las fosas nasales. Al terminar la cirugía se aplicará una férula para ayudar a que la nariz mantenga su nueva forma. También se podrán colocar rellenos nasales o férulas suaves de plástico en sus fosas nasales para estabilizar el puente, el cual es la pared que divide a los pasajes respiratorios.

DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

Después de la cirugía ­ particularmente durante las primeras 24 horas, su cara se siente un poco inflamada, probablemente le duela la nariz y podrá tener un dolor de cabeza. Su cirujano le puede recetar medicamento para el dolor y controlar cualquier incomodidad. Planee quedarse en cama con la cabeza elevada (excepto para ir al baño) por el primer día.

Notará que al principio incrementa la inflamación y coagulación de la sangre alrededor de los ojos, llegando a su máximo después de dos o tres días. Se puede reducir esta inflamación aplicando compresas frías lo cual lo hace sentirse mejor. En cualquier caso, se sentirá mucho mejor de lo que aparenta. La mayor parte de la inflamación o coagulación debe desaparecer en aproximadamente dos semanas. (Podrá permanecer por varios meses una ligera inflamación, la cual nadie puede notar mas que usted y su cirujano)

Para mejorar el pasaje nasal, se puede alterar la forma o posición del tabique. También se podrá extraer parcialmente la posición desviada del tabique.

Es común que ocurra una pequeña hemorragia durante los primeros días, y después de la cirugía, también continuará sintiendo que la nariz está tapada por varias semanas. Probablemente le pida su cirujano que no se suene la nariz por una semana o más, para dejar que los tejidos se recuperen.

Si se le colocaron tapones en la nariz se le retirarán después de algunos días y se sentirá mucho más cómodo. Para el final de una semana, ocasionalmente dos, se deben retirar todas las curaciones, férulas y suturas.

DE VUELTA A LA NORMALIDAD

La mayoría de los pacientes de una operación de rinoplastia pueden realizar sus tareas normales en uno o dos días, regresando a la escuela o labor de tipo sedentario en una semana aproximadamente después de la cirugía. Sin embargo, pasarán algunas semanas antes de que usted se recupere completamente.

Su cirujano le dará instrucciones más específicas sobre cómo continuar gradualmente con sus actividades normales. Es común que su cirujano incluya las siguientes sugerencias: evitar actividad estrenua (correr o trotar, nadar, agacharse, relaciones sexuales ­ cualquier actividad que aumente su presión sanguínea) por dos o tres semanas. Evitar golpearse o frotarse la nariz o quemarse con rayos solares por ocho semanas. Tenga especial cuidado al lavarse la cara o cabello o al usar cosméticos. Puede usar lentes de contacto siempre y cuando lo desee, sin embargo el uso de gafas requiere de otras consideraciones. Una vez que se retira la férula el doctor tendrá que colocar cinta sobre su frente o sujetar la nariz sobre las mejillas por otras seis o siete semanas hasta que su nariz se haya recuperado completamente. Su cirujano programará visitas frecuentes de seguimiento en los meses posteriores para ver el progreso de su cicatrización. Si tiene cualquier síntoma fuera de los normales entre cada visita, o cualquier pregunta con respecto a lo que puede y no puede hacer no dude en llamar a su doctor.

SU NUEVA APARIENCIA

En los días posteriores a la cirugía, cuando la cara esté amoratada e hinchada, será fácil olvidar que usted se verá mejor. De hecho, muchos pacientes se deprimen por un período después de una cirugía plástica ­ ésto es muy normal y razonable. Tenga por seguro que esta etapa pasará. Día tras día su nariz se verá mejor y su ánimo también mejorará. En una o dos semanas no tendrá la apariencia de que acaba de pasar por una cirugía.

Sin embargo la cicatrización sigue siendo un proceso lento y gradual. Alguna inflamación podrá estar presente por algunos meses, especialmente en el área de la punta de la nariz. Es probable que los resultados finales de una rinoplastia no sean aparentes sino hasta un año o más.

Al mismo tiempo podrá experimentar ciertas reacciones inesperadas de su familia y amigos. Podrán decir que no ven gran diferencia en su nariz. Probablemente actúen con resentimiento, especialmente si usted cambió algo que ellos consideraban como un rasgo único de la familia o étnico. Si eso ocurre, trate de recordar la razón por la cual decidió originalmente hacerse esta cirugía. Si ha cumplido con sus metas entonces su cirugía es un éxito.

177 Comments

  1. richard mayo 6, 2008
  2. jose de jesus mayo 8, 2008
  3. Angie mayo 8, 2008
  4. claudio mayo 8, 2008
  5. perla mayo 11, 2008
  6. JOEL mayo 13, 2008
  7. maribel mayo 15, 2008
  8. maribel mayo 15, 2008
  9. soledad mayo 18, 2008
  10. Susi mayo 20, 2008
  11. andres roberto mayo 21, 2008
  12. negra21 mayo 22, 2008
  13. Jorge mayo 26, 2008
  14. sergio junio 2, 2008
  15. daniel junio 4, 2008
  16. cielo junio 6, 2008
  17. carolina- venezuela junio 9, 2008